ruta de los Oficios

DIFICULTAD

Fácil

DISTANCIA

6 Kms

DESNIVEL

260 m

TIEMPO APROX.

2,5 horas

Download file: ruta-de-los-oficios.gpx

Esta ruta de unos 6 Km de longitud, da comienzo del casco urbano de Pinilla del valle, situado en las orillas del embalse de Pinilla. El recorrido bien señalizado, encontraremos paneles informativos de los oficios con fotos, textos, atriles, mesas de paisaje, con información interesante sobre los valores culturales y naturales. Alrededor de tres horas nos llevara el recorrido de la ruta.

Primera parada, Centro Expositivo situado en la entrada del casco urbano, al lado una rotonda. Acto seguido, subimos por la carretera, o el camino que va paralelo a esta, y llegamos a la Calera. En dicho lugar quedan algunos restos del horno donde introducían la piedra caliza y quemaban hasta la obtención de la cal para construcción y demás. Comienza un camino que bordeando el arroyo de Los Hoyos o río Chico junto a la carretera.

Al lado de la Calera, en un hueco sombrío se da una explicación histórica del valle y sus costumbres ancestrales. La senda, pegada a un pequeño pinar, vadea el río y luego la carretera bajo un puente-túnel. Al pasar una cerca metálica y verde atravesamos otro puentecito y, por la izquierda, subimos al camino de la Manotera que nos conduce hasta el molino harinero. Antes de entrar en él, disfrutaremos de las vistas del embalse de Pinilla y el pueblo, así como del valle (suelos bajos y fértiles, linarones, calveros, sembrados de cereal, robledos, pastos altos de montaña y restos de origen glaciar, como el Hoyo Alto de Pinilla o del Nevero).

El molino reconstruido recientemente, conserva la máquina de moler lista para su uso si se desease. Edificado con un tejado a dos aguas, algo irregular, y sus muros construidos sobre un terreno en cuesta. Desde el molino hay una separación de la ruta, pudiendo tomar cualquiera para continuar. La de la derecha sube pegada al río. Al llegar a un punto debemos atravesar el monte hacia la izquierda, a los 200 metros entre arboledas y en franca subida, hasta tomar el otro camino.

Aconsejamos, tras el molino, elegir el camino de la izquierda, es más seguro. Por él ascenderemos pendientes dentro del sendero y llegamos a las, por ahora, últimas tres paradas: La seca pared, el horno, los chozos de los carboneros, y por último en lo más alto, lugar conocido como la Majada del Pasto. Las tres estaciones se encuentran del lado izquierdo de la ruta, a pocos metros de la senda. La seca pared es el modo en que se hacían las vallas de piedra carentes de argamasa para separar fincas, propiedades privadas y mantener el ganado controlado. Debajo, pegadas al suelo, van piedras grandes; con cuerdas se mantenía el nivel y la dirección. Sobre la mitad de la valla, más piedras transversales, las llaves evitando la caída.

A lo alto otra vez piedras grandes y lisas con el nombre de cobijas. El carboneo, el pastoreo de ovejas y cabras fueron prósperos negocios durante muchas temporadas por su gran producción. Frecuentemente podían verse desde el pueblo las grandes fumarolas de humo en los hornos que los fabriqueros levantaban en las múltiples matas. Los tratantes eran los encargados de colocar la producción en ciudades como Madrid y Segovia. En cada parada podemos realizar un juego de identificación de materiales y objetos siempre relacionados con cada uno de los distintos oficios.

En la majada del pasto se mostrarán antiguos instrumentos utilizados para pasar el tiempo o comunicarse. El pastor del rebaño se enfrentaba a peligros como las inclemencias climatológicas, ataques a sus animales o a la pérdida del rebaño. La vuelta, por este singular camino, es hermosa, y sobre todo en su parte más alta.

MUCHAS MÁS ACTIVIDADES

explóralas

Rutas en bicicleta

Rutas y paseos

Otras actividades

POR QUÉ NO VER NUESTRA

AGENDA